top of page

Caso de responsabilidad de empresa de transporte, como se probó el daño y prescripción del seguro



La tarde del 17 de mayo de 2004, en la Avenida Nutibara de Medellín, una escena desoladora tomó lugar. Una mujer, esperando pacientemente en la acera, fue repentinamente embestida por un bus de una conocida empresa de transporte. Las secuelas de este accidente no se limitaron a daños materiales, sino que también hubo consecuencias físicas de gran magnitud para la mujer, incluyendo una fractura de pelvis.


Las Acciones Legales Inician


La víctima decide emprender acciones legales, demandando tanto a la empresa transportadora como al conductor del vehículo. Su petición radicaba en que ambos fueran declarados responsables por los daños causados, buscando una compensación no solo por los daños físicos, sino también por el sufrimiento moral y la alteración de su vida cotidiana.


Las pruebas presentadas en el juicio son variadas. Sin embargo, uno de los indicios más fuertes, aunque no definitivos, es la entrega por parte del conductor de sus datos personales y del Seguro Obligatorio de Accidentes de Tránsito (SOAT) tras el accidente. Este acto se ve como una posible admisión de culpa, aunque la empresa transportadora refutó tal insinuación.


La Póliza de Seguro y Su Rol


Conscientes de las posibles repercusiones económicas, la empresa transportadora decide llamar en garantía a su aseguradora. Esta táctica busca que la aseguradora se haga cargo de las indemnizaciones derivadas de la demanda.


Sin embargo, la aseguradora, si bien reconoce la existencia de la póliza, presenta defensas en torno a la prescripción extintiva del contrato de seguro. Dicha defensa alega que, debido al tiempo que ha pasado desde el accidente hasta el llamado en garantía, el contrato ya no es válido.


Las Decisiones Judiciales


El veredicto inicial del juzgado en 2017 fue claro: la empresa de transporte y el conductor fueron declarados responsables. Sin embargo, el llamado en garantía a la aseguradora fue desestimado, dado que se consideró prescrito el contrato de seguro.


Pero la trama se complica. La empresa de transporte decide apelar, presentando varios argumentos. Debatieron la suficiencia de las pruebas presentadas, cuestionaron la cantidad otorgada por daños y argumentaron en contra de la declaración de prescripción del contrato de seguro.


La Decisión Final


El tribunal de segunda instancia realiza una revisión exhaustiva. Confirma la validez de la entrega del SOAT como un fuerte indicio de culpabilidad y, además, se adentra en el análisis detallado de los daños reclamados por la víctima.


Un aspecto crucial fue el de la prescripción extintiva del contrato de seguro. Esta es una figura legal que puede hacer que, por el simple paso del tiempo, se pierda el derecho a hacer valer una reclamación. El tribunal reafirmó que, debido al tiempo transcurrido, el contrato de seguro había prescrito.


Conclusión


Al final, el tribunal ratificó la decisión inicial. La empresa transportadora y el conductor fueron encontrados responsables. Este caso nos ofrece una mirada detallada a los intrincados matices del mundo legal, en especial en situaciones tan cotidianas como un accidente de tráfico.



Sentencia accidente de tránsito 05001310301420050032301
.pdf
Download PDF • 833KB


bottom of page